ME GUSTA DUBAY DE LEON

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ME GUSTA DUBAY DE LEON

Mensaje  LEON GETZEL el Miér Ago 05, 2009 9:13 am

Cuando amaneció ya don Ñaupa estaba levantado para no perder la costumbre. Al encontrarme con él supuse que me seguiría contando su viaje a Dubay.

Efectivamente, mateando unos amargos me contó de sus preparativos.Quiso llevar un montón de cosas pero don Carlos le dijo que no le iban a permitir porque el avión tenía su límite de carga. Protestó pero nada le valió, se conformó de poder llevar algunos elementos para construir un rancho en algún lugar que le gustara.

Ya don Carlos le dijo que eso era imposible hacer eso pero testarudo como era no le hizo caso.

Cuando llegaron, don Ñaupa no podía creer lo que veía, edificios altísimos, calles adornadas con mil flores, automóviles de lujo, y el mar que era un espectáculo aparte, hoteles lujosos, caminos y mansiones con mucha vegetación, todo era espectacular, increible para los ojos de don Ñaupa-

Carlos lo llevaba para todos lados y tomaron un colectivo que recorría la ciudad, don Ñaupa buscaba algún campito para respirar aire pampeano pero eran infructuosas sus pretenciones, ni un caballo, ni un perro. Medio tristón por eso igualmente gozaba del espectáculo- Fueron a un hotel de lujo y durmió como un rey, no acostumbrado al lujo ni baños con sauna ni piletas de natación solo atinó a lavarse la cara. Esa noche era la reunión de embajadores, se vistió a lo gaucho, daba gusto verlo, todo de blanco era para una foto. Cuando llegaron a la residencia fueron recibidos por mayordomos que los acompañaron a una sala de recepción.

Un mozo invitaba con bebidas y canapés. Don Ñupa buscaba alguien que le sirvieran un mate amargo pero fue en vano, no se veía ni fuego ,pava negra ni tronquito para sentarse. Fueron al comedor y se sentaron a la mesa que lucía vajillas con ornamentos de flores,copas de cristal , cubiertos de plata, y cuando los mozos sirvieron, don Ñaupa nunca habia comido faisan, ensaldas con vegetales desconocidos. Fueron desfilando gran cantidad de platos, después empezaron los discursos. Un embajador recalcó los motivos de esa reunión diciendo de la importacia que tenía dado que favorecería la union de los pueblos del mundo. Cuando habló el embajador argentino dijo que era un honor para él tener en la mesa a un gaucho argentino y pidió que dijera algo. Don Ñaupa cuando sintió eso se quedó estupefacto, lo hicieron parar, todos aplaudieron, después un silencio total, esperaban las palabras de un gaucho argentino.

Don Ñaupa miraba a todos y al final habló: guenas y santas, me piden que hable y hablaré, tengo miedo porque no estoy acostumbrado a estas runiones de gente como ustedes, pero solo diré algunas palabras, en ese momento temblaba todo, pero se sobrepuso y pensó que era bueno decir algunas verdades. Siguió hablando, amigos míos, se que no soy dotor pa discursear, pero tengo mucha experiencia porque la vida me enseñó sin letras como se escriben las buenas palabras, o sea la voluntá pa hacer el bien, ayudar a los pobres, luchar por la tierra, sembrando, criando animales, arar la tierra. Quiero decirles que he visto con mis propios ojos que en Dubay no hay ni un campo con trigo pal pan de nuestros días, ni choclos pa un puchero, ni pasto pa los animales. No he visto ni una pulpería pa jugar al truco, un rancho pa tomar mate y comer un asado, ni una chacarera cantada.

Por eso amigos quiero en nombre de mis amigos de la costa, gente trabajadora que reciba de ustedes la ayuda que eyos necesitan para poder seguir trabajando, que cuando se inunda la costa puedan sobrevivir ,

Un silencio en la sala ensombreció la reunión, después don Ñaupa dijo: señores sé que he hablao de mas pero no pude con mi genio y pido disculpas. Todos aplaudieron , el emajador argentino se acercó a don Ñaupa y lo abrazó. Pidió siilencio y dijo: señores embajadores, pido la palabra para decirles que don Ñaupa nos ha dado una lección de honor, de que debemos hacer los embajadores del mundo en este momento de crisis mundial, pido un gran aplauso para mi amigo don Ñaupa y solicito que se le de un terreno en Dubay para que contruya su ranchito.

BIEN dijeron todos, y lo abrazaron y pidieron un brindis.

Fue una noche inolvidable para don Ñaupa, cuando en su hotel sentado junto a su amigo Carlos le dijo: sabe don Carlos lo que me ha pasao esta noche no lo olvidaré jamás, llorando lo abrazó y mirando la foto de su querida difunta esposa le dijo: vieja, ponete contenta tu querido esposo es feliz, abrió la ventana, miró el cielo estrellado, la ciudad de Dubay llena de luces, sintió la brisa que venía del mar.

Se acostó, cerró los ojos y solo en su pensamiento lo tenía a su TATA DIOS.

Leon.

LEON GETZEL

Cantidad de envíos : 228
Fecha de inscripción : 30/03/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.