NO VER PARA CREER DE LEON

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

NO VER PARA CREER DE LEON

Mensaje  LEON GETZEL el Miér Mayo 06, 2009 8:25 pm

El día se presentaba con nubes oscuras que iban tapando el rancho de don Ñaupa.
Amanecer que presagiaba un mal día, la tropilla que pastoreaba estaba inquieta y los pingos corrían asustados como si el diablo se le metiera entre las patas.
El zaino merodeaba el rancho buscando a don Ñaupa que no se había levantado.
Era muy raro que no anduviera preparando unos amargos. Rayos salieron del cielo como queriendo quemar algo. Los perros ladraban como queriendo morder a un misterioso vistante.
Acostado en la catrera don Ñaupa sintió el ruido de la tormenta, abrió los ojos
y una oscuridad lo preocupó, no veia, sentado se refregó los ojos, no veia, se preguntaba inquieto ¿ Qué le pasaba, se levantó y al querer caminar tropezó y cayó al suelo. Sin ver, intentaba sobreponerse y comprendió que había perdido la vista.
Buscó tanteando la puerta para salir, cuando llegó la abrió, no veía nada, llovía intensamente, un viento le golpeó la cara, estaba desesperado. Era como morir.
¿Qué le había pasado? Quedar ciego sin mas de la noche a la mañana era algo que no entendía, atolondrado se sentó en el piso y se puso a llorar,¡ Qué desgracia, quedar ciego¡ No iba a poder vivir asi.
Después de un rato escuchaba atentamente los ruidos que lo circundaban. Sentía la tropilla relinchar, el viento , los perros ladrar, en su impotencia ¿Qué podía hacer?
Esperó, quizás era algo pasajero, en una de esas volvería a ver, pensamientos que lo ilusionaban, no veía, ¿Porqué? ¿Qué tenían sus ojos?.
Entró al rancho buscó la catrera, se acostó, estaba temblando, se tapó, cerró los ojos y se quedó asi, en posición fetal rezó, le pedía al TATA DIOS que lo ayudara
Que no lo dejara ciego, lloraba desesperado, sin sus ojos.¿ Qué sería su vida, malos pensamientos lo torturaban, quitarse la vida era lo mejor, solo en su rancho, ciego que le iba a pasar. Se acordaba de los años buenos de su positiva vida, de su familia.
Nunca pensó que le iba a ocurrir esto, La fatalidad llegó a su vida.
Un viento pampero se llevó la tormenta, el cielo era azul, se sentía en el campo el olor a tierra mojada, un aire suave acariciaba las hojas de los árboles, los pájaros volaban cantando alegremente.
Por la huella se acercaba un carro con varios jinetes, era el pulpero del pueblo que iba al rancho de don Ñaupa a llevarle algunos tablones para su rancho.
Queria charlar con él y comerse un asadito. Cuando llegó no veia a nadie, abrió la tranquera y gritó – don Ñaupaaaaaa- nadie contestaba. No se preocupó en una de esas andaría arriando alguna vaca.
Esperaron y sorpresa, apareció don Ñaupa, salió del rancho y saludó alegremente.
Un gran abrazo selló el encuentro.
Nunca le dijo nada a su amigo de lo que le pasó, Volvió a ver, nunca supo qué lo dejó ciego temporalmente, nunca contó de su sufrimiento. Solo todos se extrañaron
que todos los dias se arrodillaba en la puerta de su rancho y rezaba.
Cuando le preguntaban, decia- NO VER, PARA CREER EN DIOS.
Leon.

LEON GETZEL

Cantidad de envíos : 228
Fecha de inscripción : 30/03/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.